Seguramente has escuchado sobre la psicología del color. Numerosos estudios de esta indole provenientes de diversas latitudes han comprobado que los colores afectan nuestra percepción e inducen a relacionar o predisponernos a ciertas cosas tales como consumir, relajarnos, activarnos, estar alertas, sentirnos más frescos, etc

Los que han demostrado un dominio absoluto de estas teorías son, como se pueden imaginar, los publicistas, los diseñadores y sobre todo los mercadólogos… que a través de los colores de los productos nos inducen a “sentir confianza” hacia algunos productos y hacia otros no, no es casualidad que todo lo relacionado a la salud, higiene e inocuidad suela tener colores azules, ni que la mayoría de los lugares donde comes tengan colores cálidos, etc.

Pues estas teorías del color también aplican a la hora de escoger el color adecuado para nuestra oficina, dependiendo de la actividad que tengas que realizar allí y los resultados que quieras lograr.

Te invitamos a explorar los resultados más relevantes según los estudios que se han realizado al respecto para que lo utilices como una guía orientativa y lo experimentes en tu espacio.

AZUL

Es el color conocido internacionalmente como “el color más productivo” (además de inspirar limpieza y pulcritud). Entonces, si quieres estimular tu mente y ser más productivo éste es el color que debe prevalecer en tu oficina, es ideal por ejemplo para los contadores o en labores donde tengas que utilizar la mente todo el tiempo, mantenerte concentrado. Ten en cuenta, sin embargo, que los estudios recomiendan combinar este color con algún toque de otro color que brinde un poco de balance, por ejemplo naranja, con lo que darás un tinte de emoción a tu oficina, para que no te conviertas por la frialdad en burócrata más.

AMARILLO/NARANJA

Si tu trabajo está relacionado con la creatividad, el azul no es el color más apropiado para ti, lo es el amarillo o naranja, ya que estimula tu ego y espíritu, está fuertemente relacionado con la felicidad, el optimismo y la emoción.

Utilizado en la decoración de oficinas, el amarillo puede inspirar a los empleados que trabajan en el campo creativo a encontrar nuevas e innovadoras ideas.

ROJO

Si el trabajo que tienes que realizar en tu oficina está relacionado con algo relacionado al físico, definitivamente es el rojo tu color, conocido por acelerar el ritmo cardíaco y en algunos casos hasta elevar un poco la presión arterial, este color te activa para completar actividades físicas, como por ejemplo la construcción, armado o movimiento de estructuras, etc.

Sin embargo no es nada recomendable en trabajos donde la concentración y “paz de mente” sean fundamentales, aunque un toque de rojo en algo que quieras que llame la atención normalmente funciona de manera excepcional.

VERDE

Este color, normalmente asociado a la naturaleza y renacimiento, está muy relacionado con el balance, por lo que será de utilidad en trabajos donde el sentido de balance sea fundamental, otra característica (sobre todo en tonos claros) es que ayuda a reducir la ansiedad y ayuda a que los clientes se sientan más relajados y bienvenidos.

Pinta de verde una oficina donde los trabajadores pasarán largas horas, no causa fatiga y ayuda a mantenerse calmo y eficiente al mismo tiempo.

BLANCO

Aquí quizás viene una de los hallazgos más sorprendentes de los estudios, el blanco es quizás el peor color para pintar tu oficina, las habitaciones blancas tienden a generar un sentimiento clínico y estéril tal como sientes en un cuarto de exámenes médicos, los investigadores encontraron que este color puede entorpecer la productividad al brindar un sentimiento de aislamiento y frío, por lo que te recomendamos utilizarlo sólo para acentuar sólo alguna parte.

TEN EN CUENTA LO SIGUIENTE

El color es como la música en muchos aspectos, por lo que es mejor en combinación para llegar a la perfecta armonía, utilízalos teniendo en cuenta el equilibrio y haz que predomine en el aspecto que más quieres reforzar.

Mira a tu alrededor y fíjate si tu oficina no se ve más como un “monumento a la institución” que como un lugar de productividad, de actividad o creatividad.

¿Qué te parecería llevar a cabo una evaluación a gran escala desde la oficina ejecutiva hasta la planta de producción, y tener en cuenta si las actividades centrales de la compañía requieren que los empleados sean más innovadores y creativos, o que se enfoquen más en terminar las tareas, o reforzar las tareas donde interviene el trabajo físico?

Para aumentar el rendimiento de los empleados, planea una paleta de colores acorde a cada departamento y monitorea los cambios de estado de ánimo para ver los resultados, valdrá la pena.